COVER-PRIZKER

PREMIO PRITZKER ARQUITECTURA 2017

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedIn

El premio Pritzker – considerado el Nobel de Arquitectura-, se da a lo mejor de esta disciplina a nivel mundial; es patrocinado por la Fundación Hyatt y en esta ocasión se le otorgó a los arquitectos catalanes Rafael Aranda, Carmen Prigem y Ramon Vilalta, cuyos proyectos destacan por poseer características espaciales únicas.

 

Sus construcciones llevan un sello muy original, ya que como equipo han desarrollado un lenguaje propio reflejado a través de sus diseños realizados en su despacho RCR (como sus siglas), valiéndose de tres miradas expertas en el tema.

 

Su influencia dentro de la arquitectura es diversa, va desde edificios públicos, viviendas y jardines, lo que les permite tener un extenso portafolio y así ser acreedores al premio.

PritzkerPrize_PostImage_2017_ES

Imagen cortesía de Pritzker Architecture Prize, Hisao Suzuki

Su concepción de diseño y construcción va de la mano con analizar los contextos en los que se edificaran los proyectos, lo cual se preguntan siempre por el origen de los materiales y lo que acontece alrededor del proyecto, tomando en cuenta la fluidez de los procesos cercanos.

 

Sus construcciones son identificadas por ser a pequeña escala, útiles, resaltan la materialidad y los colores que utilizan, tienen una preocupación por la armonía de los espacios y no la ruptura entre ambientes.

Al observar sus proyectos, podemos percatarnos de su habilidad para conectar espacios, produciendo así un diálogo entre exteriores e interiores, fomentando así la apertura entre ambientes, materiales y propuestas que en vez de invisibilizar procesos inviten a hacerse parte de otros para así nutrirse de múltiples ideas y formas.

 

Otorgarles el premio a estos arquitectos catalanes significa mucho para la arquitectura a nivel mundial ya que hablan de temas de orígenes, materiales, contextos, personalización y no masifican sus propuestas sino cada una se adecua según los espacios en los que trabajen.

 

Tal parece que los premios este año van hacia lo abierto, hacia lo que permite relacionarnos con el otro, eliminando cada vez más los muros que podrían dividir a sociedades enteras -tal como lo quieren hacer algunos líderes políticos-, espacios como el arte y hablando de este caso específicamente, la arquitectura está hablando de interacción y eso es algo que valoramos en muchos aspectos.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Te recomendamos

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.